Este 2019, el gasto en transformación digital superará los 1.180 millones de dólares
9 mayo, 2019
Eventos virtuales en 3D: reducción de costos y eco amigables
23 mayo, 2019

El servicio RCS: la evolución del SMS y la futura competencia de WhatsApp

A través de los años la mensajería móvil ha tenido muchos cambios y durante muchos tiempo los SMS (Short Messaging Service) fueron el sistema usado por la mayoría de las personas para estar en contacto. Con el avance de la tecnología y los smartphones, las aplicaciones como WhatsApp, Line y Telegram fueron ganando adeptos y popularidad, lo que provocó que los SMS quedaran casi en desuso.

Es así como en el Mobile World Congress de 2016 y tras varios años viendo cómo se perdía el control sobre este tipo de mensajes a causa del auge de estas aplicaciones, numerosas operadoras de todo el mundo anunciaron un acuerdo con Google y distintos fabricantes para implantar el estándar RCS o «Rich Communication Service», sistema que sería sucesor del SMS.

Pero ¿de qué se trata exactamente? El fin es que este protocolo de comunicación sea capaz de brindar en la aplicación nativa de mensajes o SMS del celular las mismas funciones que las aplicaciones de mensajería instantánea. Con esto ya no se tendrá que descargar e instalar otras aplicaciones para enviar imágenes, vídeos, mapas o notas de voz, ya que estas acciones se podrán realizar desde cualquier teléfono móvil. Por otro lado, las operadoras y fabricantes de teléfonos podrán crear sus propias aplicaciones para utilizar esta tecnología, así como también los desarrolladores de terceros. Todas estas aplicaciones que utilicen el mismo estándar serán compatibles entre sí y los mensajes se enviarán y llegarán sin problemas de una a otra. Además de todo esto, también los usuarios tendrán la posibilidad de recibir pagos y automatizar el servicio de atención al cliente.

Como se ve, el RCS ofrece una comunicación mejorada que busca sustituir sobre todo a WhatsApp, pues como se dijo, su ventaja principal es que se trata de un servicio nativo de la red móvil, por lo que el sistema operativo del celular y el operador soportarán por defecto. Tampoco se necesitará una conexión de Internet o Wifi, pues sólo con estar conectado a la red telefónica será suficiente. Sin embargo, existe un punto negativo: la ausencia de cifrado de extremo a extremo, por lo que los mensajes no tendrán una capa de protección que evite que los gobiernos u operadoras puedan leerlos.

¿Y cómo serán los cobros por este servicio? Aún no está claro, pues si se cobra por mensaje enviado, como ocurre con el SMS, entonces las posibilidades de éxito de este sistema son casi nulas. Igualmente, depende de las operadoras, las cuales podrían apostar por paquetes de mensajes o tarifas. La poca claridad que hay en este aspecto es la que ha retrasado el avance del RCS.

Actualmente, el sistema funciona principalmente en EEUU y Canadá, teniendo en Europa una presencia limitada. En cuanto a Latinoamérica, aún está en desarrollo y, al parecer, falta un largo camino por recorrer para establecerse en el mercado.

Aunque Google es una de las empresas que están dirigiendo su avance junto a un total de 55 operadoras, también lo está Microsoft (posible implementación en Windows 10), y un grupo de 11 fabricantes de dispositivos móviles entre los que de momento no se encuentra Apple, aunque ya estaría planteando dar soporte a este protocolo.

Por ahora habrá que esperar si se incorporarán nuevos actores al sistema y si su masificación llega a ser tanto o más que WhatsApp.

Comments are closed.